×

Archive

¿Cómo publicar contenidos en Instagram sin apps?

Así como lo lees, ya está disponible la posibilidad de publicar contenidos en Instagram sin necesidad de contar con cuentas en apps de terceros y pagar una tarifa para poder hacerlo desde el ordenador.

Si eres Community Manager sentirás el mismo alivio que los miles de creadores y gestores de contenidos que hicieron llegar a la red social su pedido: Poder programar contenidos con total seguridad y de forma gratuita, desde el ordenador.

La respuesta se hizo esperar y mucho pero al fin está disponible a través de Facebook Creator Studio, espacio dedicado a los creadores de contenidos de marca y en el que podemos gestionar de forma centralizada nuestro negocio de Facebook e Instagram. Es una herramienta de la misma compañía que nos permite adaptar y optimizar posts, acceder a las estadísticas de cada red social y administrar las interacciones obtenidas en nuestros contenidos.

Pros: Es gratis, fácil de usar y segura, pues otras apps, al ser de terceros, te piden que vincules tus datos y a menudo generan dolores de cabeza. Además, si administras varios negocios podrás acceder a todos desde una misma página.

Contras: Las estadísticas a las que accedes son las mismas que las de la app móvil;  no puedes programar contenidos desde la misma app móvil y,  no puedes programar stories.

Lo primero que debes hacer es asegurarte de que tu cuenta de Instagram sea Business y que esté conectada con tu fanpage:

  • Accede al perfil de tu negocio desde la app.
  • Entra en Configuración/ Cuenta/ Cambiar a cuenta profesional.
  • Una vez allí elige la opción de Empresa o de Creador, dependiendo del perfil de tu negocio.
  • Sigue los pasos que te propone la app y escoge la fanpage a la que vas a vincularla y ¡Listo!
  • Si no tienes una fanpage es importante que la crees para poder programar contenidos desde la herramienta mencionada.
  • Si ya tienes cuenta de empresa o creador en Instagram y una fanpage en Facebook, para vincularlas puedes entrar a la app de Instagram/Configuración/Cuenta/Cuentas Vinculadas y seleccionas la cuenta de Facebook a la que quieres vincularla.

Con las cuentas ya vinculadas, ahora debes seguir estos sencillos pasos para programar un post en Instagram:

  1. Entra a “Facebook Creator Studio”.
  2. Te aparecerá un mensaje que anuncia que la publicación en Instagram y en IGTV ya está disponible.
  3. Haz click en “Probar”.
  4. Una vez dentro te permitirá escoger la cuenta (si es que gestionas más de una) en la que quieres publicar.
  5. Escoge el tipo de contenido que quieres generar: Post en el Feed o IGTV.
  6. Carga el contenido multimedia que quieres subir (vídeo, fotografías).
  7. Coloca el caption y los hashtags (hasta 30).
  8. Selecciona el día y el horario en el que quieres publicarlo.
  9. ¡Contenido programado!

#FelizLunes ¡Arrancamos el día con un notición! Ya puedes programar posts en Instagram desde Facebook creator studio 🤩🥳🤹‍♂️ ¡Te mostramos cómo! 😄PD: Es gratis, sencillo y aplica para Posts en el Feed y en IGTV

Gepostet von TopicFlower am Montag, 5. August 2019

Usar esta herramienta es muy sencillo y sin dudas, con esta nueva actualización, nos facilitará el trabajo como creadores y administradores de contenidos para nuestro negocio ¡Aprovéchala al máximo! Tenemos más noticias que contarte, conoce las principales novedades de Social Media Marketing y empieza Agosto al día.

Cómo repartir el ancho de banda de tu red Wi-Fi

Distribuir, limitar, controlar, repartir… Llámalo como quieras. El caso es que puedes gestionar el ancho de banda de tu red Wi-Fi y decidir qué dispositivos tendrán prioridad.

Aunque los proveedores ofrecen actualmente velocidades altas en la conexión a internet, resulta inevitable que ésta sea insuficiente en cuanto conectamos cuatro o cinco dispositivos al mismo tiempo, léase varios smartphones, una tablet, dos o más ordenadores, alguna que otra consola, tu televisor inteligente y no olvidemos tus altavoces inteligentes.

Y si puedes tener problemas con una buena conexión, peor se pone si la velocidad de tu Wi-Fi es más bien limitada. En ese caso, ¿cómo decirle a nuestro router que queremos que determinado dispositivo pueda emplear más ancho de banda? ¿Podemos distribuir o limitar el ancho de banda a placer? Resulta que sí.

Para hacer esto posible directamente desde nuestro router, que es el que provee el acceso a internet y la conexión Wi-Fi, necesitaremos que éste incluya la función Quality of Service o QoS, que en castellano viene a significar Calidad del Servicio. El propósito de esta función es precisamente limitar el ancho de banda según el tipo de datos que está manejando router y dispositivos conectados.

Configurando el router

Así que el primer paso consiste en acceder a las opciones de configuración de nuestro router. Para ello deberemos acceder desde un navegador web a la dirección local 192.168.1.1, que nos pedirá un nombre de usuario y una contraseña. El usuario suele ser admin (administrador) y la contraseña, si no la has cambiado, por defecto suele ser tan simple como admin, password o 1234. Recuerda que, por seguridad, deberías cambiar la contraseña por defecto para evitar que alguien acceda a tu router con facilidad.

Una vez hemos accedido a la configuración, buscaremos la sección QoS o Quality of Service. El buscador de la configuración te ayudará a encontrarlo si no das con él trasteando en los menús.

Una vez hemos dado con el menú de QoS deberemos activarlo, ya que por defecto suele estar marcada la opción Disable al lado de Start QoS. Además de activarlo deberemos indicar para qué red queremos distribuir el ancho de banda. En nuestro caso será la conexión WAN, acrónimo de Wide Area Network.

A partir de aquí, podemos hacer varias cosas, como priorizar determinados paquetes de datos, si sabemos cuales son, o directamente priorizar servicios que ya conocemos, como YouTube, Xbox Live, WhatsApp, Bittorrent… La lista es variada y dependerá de tu router cómo se muestra en la lista de servicios disponibles.

Una vez configurado a nuestro gusto, deberemos guardar los cambios. En algunos casos, el router se reiniciará. Tras probar que la distribución de ancho de banda es correcto o no, podemos realizar cambios e ir probando diferentes configuraciones.

En caso que tu router no disponga de la función QoS o que la veas muy complicada o poco satisfactoria, podemos acudir a programas especializados.

Apps para distribuir el ancho de banda

Con programas como TMeter podemos observar y controlar el ancho de banda de nuestro Wi-Fi y decidir qué conexiones tendrán prioridad. TMeter permite crear filtros y reglas para limitar servicios o direcciones web y así repartir el ancho de banda disponible entre varios dispositivos de manera más equilibrada.

Otra herramienta muy útil para gestionar el ancho de banda es GlassWire, de la que hemos hablado con anterioridad y que hace las veces de cortafuegos, monitor de red y distribuidor del ancho de banda entre las aplicaciones y sitios web que empleamos en nuestra computadora.

NetLimiter es otro gran programa para repartir el ancho de banda disponible, en subida y bajada, a partir de una detallada lista de procesos y servicios que detecta y monitoriza la propia aplicación. Además de los cambios manuales, permite crear reglas y filtros para automatizar la repartición del ancho de banda.


Que es streaming de Audio y Vídeo

El streaming es un servicio muy popular desde hace unos cuantos años, con el cual se puede emitir, a través de internet, una señal de vídeo o de audio en directo o en diferido. Esto no solo es algo rompedor, que abre muchas puertas a multitud de personas y negocios, sino que es también un servicio cada vez más demandado por éstos dado el éxito que tiene entre sus clientes y consumidores.

Si todavía no sabes qué es streaming, si tienes curiosidad por saber si de verdad funciona o si estás pensando en contar con este servicio para darle un empujón aún mayor a tu proyecto empresarial, has llegado al lugar adecuado. Aquí te vamos a contar todo lo que necesitas saber sobre el streaming de vídeo y radio y por qué creemos que te puede ayudar a impulsar tus ventas.

¿QUÉ ES STREAMING?

Lo primero de todo, vamos a ver qué es eso del streaming que tantas veces habrás escuchado y leído, pero nadie te ha explicado en detalle, como tú te mereces. Y es que, a pesar de ser un palabro de esos ingleses que no se sabe a qué suenan del todo, lo hemos adoptado como algo propio para definir un servicio de emisión de contenidos audiovisuales por internet.

Streaming, en inglés, significa algo que fluye o se encuentra en movimiento y, aquí, lo que fluye a través de la señal de internet son los contenidos tanto de vídeo como de audio que se emiten.

Normalmente, al hablar de qué es streaming, nos referimos a una emisión en vivo y en directo de radio o de tele. Pero, la verdad, los contenidos también pueden estar grabados con antelación y emitirse en diferido.

La diferencia principal del streaming con otros consumos o emisiones de vídeo y audio es que, aquí, se hace mediante fragmentos de esos contenidos enviados secuencialmente, sin necesidad de descargarlos por completoantes de comenzar a verlos o escucharlos.

El aumento del consumo de contenidos a través de streaming se debe, en los últimos años, al aumento del ancho de banda disponible, sobre todo gracias a las conexiones de fibra óptica, que son cada vez más frecuentes en los hogares y oficinas, y se prevé que esta tendencia se vaya manteniendo a corto y medio plazo.

¿POR QUÉ LE GUSTA A LA GENTE VER O ESCUCHAR UN STREAMING?

Esta pregunta tal vez te la estés planteando si todavía no sabes qué es streaming y todo lo que puede aportarte. El hecho de no conocer cómo funciona este servicio y, sobre todo, los efectos adictivos que puede ocasionar en el público hacen que muchos duden sobre su utilidad y eficacia.

Para empezar, hay que decir que el ser humano es muy curioso por naturaleza, y el streaming le va a permitir descubrir un montón de cosas. Además, la posibilidad de participar en esa emisión en directo le otorgará otras sensaciones muy atractivas, como el sentido de pertenencia a un grupo, muchas veces exclusivo y, también, la sensación de control sobre aquello que se emite, ya que algunas de sus acciones y reacciones pueden influir.

Eso de la exclusividad también va unido al sentido de la oportunidad, ya que muchos streamings abren la puerta a ofertas, descuentos, información inédita, etc.

¿QUÉ USOS SE LE PUEDE DAR AL STREAMING?

Como hemos dicho, el streaming sirve para emitir vídeo o audio en directo por internet. De este modo, hay mucha gente que emite sus propios programas o contenidos como si fuera una tele o una radio, para que los seguidores que dispongan de una conexión a internet puedan verlo a través de su ordenador, tablet o móvil.

a, aumentar tus ventas, aquí te vamos a dar unas sugerencias. Pero estamos seguros de que, sabiendo ya qué es streaming y conociendo bien a tu negocio y a tu público, todavía le puedes sacar otros usos.

1.- MUESTRA EL PROCESO DE FABRICACIÓN DE UN PRODUCTO

Esto es perfecto si tienes un negocio en el que vendas objetos que tú mismo fabricas, aunque también puedes enfocarlo hacia el proceso en el que concibes una idea, o desarrollas un proyecto. La clave está en mostrar a tu público cómo se procesa aquello que les ofreces (sin enseñar los trucos y secretos personales) para aumentar su confianza en tus conocimientos y en la calidad de lo que les ofreces.

Si se te da bien esto de hacer vídeos contando cosas, esto te puede dar pie a crearte un canal de YouTube o un videoblog, con el que aumentar tu comunidad y fidelizar a tus seguidores. Pero eso lo dejamos para otro momento…

2.- ENSEÑA DÓNDE Y CÓMO TRABAJAS

Un tipo de vídeos que encanta a los seguidores y que satisface sus ganas de curiosear son los que muestran aquello que está al otro lado de la cámara. Es decir, lo que en inglés se llama behind the scenes y que puede dar lugar a contar curiosidades, a momentos más cómicos, a mostrar a gente con la que trabajes, que forme parte de tu equipo, etc.

Este tipo de streamings puede ser útil como complemento o como alternativa a lo primero que te sugeríamos. No todo el mundo es un artesano fabricante o puede plasmar en imágenes ese proceso, pero la mayoría sí que puede enseñar cosas que no se muestran cotidianamente.

3.- TEMAS MONOGRÁFICOS Y TUTORIALES

Si le coges el gusto a esto de hacer streaming de vídeo o de radio y no se te ocurre qué emitir, siempre puedes tirar de los temas que incumban a tu negocio o a tu sector. Al principio, tal vez no le veas mucho sentido a esto de hablar delante de un micro o una cámara sobre un tema aportando tu punto de vista, pero te prometemos que sí tiene sentido.

Es algo más o menos similar a lo del videoblog o el podcast, aunque aquí lo haces en directo, con el juego que eso te puede dar si quieres interactuar con tus oyentes y televidentes. El objetivo, a corto y medio plazo, ir haciéndote un hueco como referente del sector, o de un tema concreto, para que la gente acuda a tu canal o a tu blog en busca de una opinión relevante y fiable.

4.- RADIA O TELEVISA UN EVENTO EN DIRECTO

Si eres de los que les gusta moverse y estar presente en ferias, reuniones, actuaciones, conciertos y eventos de todo tipo, tal vez esta aplicación del streaming te resulte de interés. Es cierto que tendrás que sacrificar parte de tu diversión propia para mostrar de un buen modo lo que sucede a toda tu audiencia, pero los réditos que puedes obtener seguramente te merezcan la pena.

Si estás pensando que tú no serás el único que emita esas imágenes o sonidos en directo, tienes razón. Según el tipo de evento, lo más probable es que no lo seas. Pero lo que tú vas a ofrecer no es una señal sin ningún extra añadido. Tú tienes que aportar tu visión personal y seleccionar aquello por lo que tu público está más interesado.

5.- ENTREVISTAS O TERTULIAS

Estos formatos de streaming de radio y vídeo son muy populares y también pueden ayudarte a crecer mucho como referencia en el sector. Imagina cuánto público nuevo puedes conseguir, lo cual se traduce en clientes potenciales, si entrevistas a algún gurú o personaje famoso.

Lo de las tertulias, aunque puede sonar a radio matutina, también puede ser genial a la hora de debatir sobre un tema más controvertido que pueda afectar al sector o a las decisiones de tus consumidores, como nuevas leyes, nuevos productos que pueden cambiar las relgas del juego, etc.

6.- UNA SESIÓN DE PREGUNTAS Y RESPUESTAS

Esta idea para hacer un streaming puede resultar genial, pero la recomendamos solo para los más avezados en esto de hablar en público. Y es que, además de emocionante y divertida, puede resultar una experiencia muy exigente porque, precisamente, estás en directo.

Esto quiere decir que no podrás tener ningún tipo de guion y las preguntas que se te planteen puedan ponerte en un aprieto. Tampoco te recomendamos que vayas por aquí si es tu primer streaming o si todavía no tienes muchos miembros en tu comunidad, no vaya a ser que te plantes delante del micro o de la cámara y te pases una hora bostezando porque nadie te pregunta nada.

¿QUÉ NECESITAS PARA HACER STREAMING?

Para hacer streaming, necesitas una conexión a internet, un ordenador que no sea demasiado antiguo y una webcam o una capturadora de vídeo (aunque también se puede hacer con un teléfono móvil). Además de esto, para emitir en directo te va a hacer falta algún programa, como Flash Media Live Encoder, Openbroadcaster u OBS Studio.

En DesafioHosting te podemos ayudar con tus necesidades de streaming de video y radio, no solo proporcionándote los planes que mejor te convengan según tus necesidades, sino también ofreciéndote toda nuestra asistencia y conocimientos para que tu experiencia haciendo streaming resulte completamente satisfactoria para todos.

¿TODAVÍA TE LO ESTÁS PENSANDO?

Ahora que ya sabes qué es streaming, qué te puede aportar y qué te hace falta, ves que es todo mucho más fácil de lo que te parecía al principio. Y como ya conoces todos los beneficios que te puede dar el streaming de radio o de vídeo, te animamos a que lo intentes cuanto antes. Como siempre, cualquier otra duda que tengas sobre qué es streaming y sus posibilidades, la puedes plantear en la sección de comentarios. ¡Te esperamos!